El Origen del Árbol de Navidad

1
298
origen árbol de navidad

arbol de navidad

¿Sabes cuál es el origen del Árbol de Navidad? Para muchos, es impensable celebrar la Navidad sin un precioso abeto navideño en su sala de estar, habitualmente decorado con un millón de bolitas brillantes, espumillón y regalos envueltos a sus pies. Igual que la mayoría de tradiciones navideñas, incluida la propia navidad, el origen es pagano. De hecho, dicen que si no fuera por la Reina Victoria, la monarca más poderosa de su tiempo, el Árbol de Navidad podría haber seguido siendo una costumbre oscura que solo practicaran un par de países germanos y eslavos. Más que de regalos, hoy hablamos del origen del Árbol de Navidad.

Origen del Árbol de Navidad

Adivina: Orígenes Paganos

Los antiguos egipcios solían decorar los templos dedicados a Ra, el dios del sol, con palma verde durante el solsticio de invierno. Mucho antes de que apareciera el cristianismo, la gente del hemisferio norte usaba plantas de hoja perenne para decorar sus hogares, especialmente las puertas para celebrar el solsticio de invierno. El 21 o el 22 de diciembre, el día más corto del año (y por tanto la noche más larga). Tradicionalmente, esta época del año se considera como el regreso de la fuerza del dios del sol, que había estado debilitado por el invierno, y las plantas de hoja perenne servían como un recordatorio de que el dios volvería a brillar y que ya podían empezar a esperar el verano.

El solsticio era celebrado por los egipcios que llenaban sus casas con verdes ramas de palma en honor a Ra, que tenía la cabeza de un halcón y llevaba el sol por corona. En el norte de Europa, los celtas decoraban sus templos druidas con ramas de hoja perenne que simbolizaban la vida eterna. Más al norte, los vikingos pensaron que las plantas perennes eran de Balder, el dios de la luz y la paz. Los antiguos romanos marcaron el solsticio de invierno con una fiesta llamada Saturnalia, en honor a Saturno, el dios de la agricultura, y como los celtas, decoraban sus casas y templos con ramas de hoja perenne.

Vale la pena mencionar en este punto que Saturnalia fue la celebración más importante en la vida romana. Era una fiesta celebrada durante una semana entre el 17 y el 25 de diciembre, en la que nadie podía ser procesado por herir o matar a alguien, violar o robar, algo que normalmente era causa de castigo por ley. Pero, aunque muchas personas aprovechaban la anarquía, para muchos también era un momento de bondad. Durante Saturnalia, muchos romanos tenían días de jolgorio e intercambio de regalos.

¿Te suena familiar?

Parte de la historia del Árbol de Navidad también tiene que ver con los primeros días del cristianismo. El nacimiento de Jesús fue establecido en el último día de Saturnalia por los primeros cristianos romanos para poder acercarse a los paganos y sus fiestas, a pesar de que los eruditos afirman que Jesús nació 9 meses después. Fue una táctica política inteligente, dicen algunos, que con el tiempo transformó a Saturnalia de una maratón de fiesta y fraternidad en una mansa celebración del nacimiento de Cristo.

Aunque muchas culturas antiguas usaban árboles de hoja perenne en la época navideña, los registros históricos sugieren que el origen del Árbol de Navidad comenzó en el siglo XVI por los alemanes que decoraban abetos dentro de sus casas. En algunos cultos cristianos, Adán y Eva fueron considerados santos, y la gente lo celebraba durante la Nochebuena.

Durante ese mismo siglo, a finales de la Edad Media, no era raro ver enormes obras de teatro al aire libre durante el día de Adán y Eva contando la historia de la creación. Como parte de la presentación, el Jardín del Edén fue simbolizado por un “árbol del paraíso” y a menudo iban acompañados de pirámides de madera hechas de ramas unidas por una cuerda. En estas pirámides, algunas familias enganchaban y encendían velas, una por cada miembro de la familia. En realidad, teniendo en cuenta el origen del Árbol de Navidad estos fueron los precursores de los adornos modernos y las luces de navidad, junto con elementos comestibles como las galletas de jengibre y manzanas cubiertas de papel de oro.

Algunos dicen acerca del origen del Árbol de Navidad que el primero en encender una vela sobre un Árbol de Navidad fue Martin Luther. Cuenta la leyenda, que una noche cercana a la navidad, cuando caminaba hacia su casa a través del bosque fue sorprendido por la belleza de la luz de las estrellas que pasaba a través de los abetos. Queriendo compartir esta experiencia con su familia, Martin Luther cortó un abeto y lo llevó a casa. Puso una pequeña vela en las ramas para simbolizar el cielo navideño. Lo cierto es que, en 1605, los árboles de navidad ya estaban de moda, ya que este año, los registros históricos cuentan que loso habitantes de Estrasburgo montaron abetos en los salones de casa y colgaron rosas de papel multicolor, manzanas obleas, papel de oro, dulces, etcétera.

Durante estos primeros días del Árbol de Navidad, muchos estadistas y miembros del clero condenaron su uso para la celebración de Cristo. El ministro luterano Johann von Dannhauer, por ejemplo, se quejó de que el símbolo distraía a la gente del verdadero árbol de hoja perenne, Jesucristo.

Los puritanos ingleses condenaron varias costumbres asociadas con la navidad, como el uso del tronco de Yule, el acebo y el muérdago. Oliver Cromwell, el influyente político británico del siglo XVII, predico contra las “tradiciones paganas” de villancicos navideños, árboles decorados y cualquier expresión gozosa que profanara “ese evento sagrado”.

Ahora ya sabes más acerca del origen del Árbol de Navidad, ahora, seas pagano, creyente, seas más de luces, de velas o de ninguna de las dos. A disfrutar estas fechas tan bonitas. Y si no sabes qué regalar, estás en el sitio adecuado, visita nuestro blog!

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here